El 'timo del infarto' se extiende a Chamberí | Somos Chamberí

El ‘timo del infarto’ se extiende a Chamberí

Un desaprensivo estafa a vecinos y comerciantes del entorno de Fernández de los Ríos pidiéndoles 20 euros para coger un taxi y poder visitar a un familiar enfermo

Imagen del supuesto timador del infarto | SOMOS CHAMBERÍ

El sujeto que estafó a decenas de personas en Malasaña parece haber cambiado de zona de actuación y se ha pasado al distrito de Chamberí. Su modus operandi es siempre el mismo: llama a los pisos o entra en los comercios y aparenta estar nervioso y confundido, con la historia de que un familiar cercano ha sido trasladado al hospital por una grave enfermedad. Suele pedir 20 euros a sus víctimas para poder coger un taxi y acompañarlo rápidamente. Incluso ofrece su teléfono para que el afectado le pueda llamar y devolver el dinero cuando todo se calme. Pero todo es mentira.

El timador del infarto se aprovecha de su aspecto asiático (tiene nacionalidad china) para crear un vínculo de confianza con sus víctimas, diciéndoles que es familiar o que trabaja en un comercio chino cercano. Lo hizo la pasada semana en la calle Fernández de los Ríos, cuando consiguió timar a una vecina que, con buena fe, le ofreció generosa el dinero para el taxi al indicarle que era empleado en una tienda para arreglos de uñas situada justo enfrente. Se había presentado en la puerta de su casa con el nombre de Chin y con una historia idéntica a la detallada al inicio de esta información.

Esta pequeña estafa se multiplicó por decenas hace ahora dos años, también protagonizada por la misma persona, un timador de aspecto asiático y complexión corpulenta que se dedicaba a hacerse con dinero fácil mediante una práctica que rara vez se suele denunciar por el poco importe estafado. Sin embargo, entonces la historia acabó mal para él porque fue detenido in fraganti, cuando intentaba estafar a una víctima. Y tuvo que enfrentarse a las denuncias de muchos vecinos que acudieron a la comisaría Leganitos -la más cercana a Malasaña- para intentar frenar su actitud.

Ahora, la primera denuncia de la que tiene conocimiento Somos Chamberí ha sido interpuesta en la comisaría de Rafael Calvo 33. Y es muy probable que otras personas de buen corazón hayan sido estafadas o puedan serlo en los próximos días.

Denunciar al timador del infarto

Cada timo de 20 euros puede suponer, según el código penal, un delito leve de estafa, que acarrea pena de multa de uno a tres meses. Sin embargo, si el dinero recaudado ilegalmente superara los 400 euros se puede considerar un delito de estafa continuada, con una condena de cárcel que podría ir desde los seis meses a los tres años

En casos como este, la Policía Nacional recomienda que los vecinos sumen sus demandas en un solo caso en comisaría, para poder actuar de forma conjunta. Las comisarías de C/ Leganitos 19 y C/ Rafael Calvo 33 son las más indicadas para hacerlo.