Prohibido circular por el distrito Centro a partir del verano de 2018 | Somos Chamberí

Prohibido circular por el distrito Centro a partir del verano de 2018

Los residentes de Chamberí no podrán acceder a Malasaña y a Chueca después de la implantación del Área Central Cero Emisiones, prevista para el primer semestre del año que viene

Los coches de no residentes en el distrito Centro dejarán de circular por la de Madrid en junio del año que viene. Esa es la principal novedad de la versión defintiva del Plan A, la batería de medidas para frenar la contaminación que el Ayuntamiento aprobará este jueves y que fue presentada este martes por la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés.

El Ayuntamiento tiene pensado crear el Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro, que implicará el cierre al tráfico de Malasaña, Chueca y del resto del distrito, en el “primer semestre de 2018”. Por la zona podrán circular libremente todos los residentes, pero el tráfico estará prohibido para el resto, con algunas excepciones. La fecha ha ido variando desde su anuncio: el PSOE intentó que se adelantara al último trimestre de 2017, luego Sabanés apostó por el primer trimestre de 2018 pero finalmente la fecha máxima para ejecutar la medida será junio de 2018, según los planes municipales.

El periodo de alegaciones del Plan A, cuya primera versión se presentó el pasado mes de marzo, ha servido también para ampliar el periodo durante el que los camiones y furgonetas de carga y descarga podrán seguir accediendo al centro. Los que tengan etiqueta B y pesen entre 3,5 y 12 toneladas pueden trabajar en el Centro hasta el año 2022, mientras que los más pesados pueden entrar en la zona APR hasta el año 2025.

El Plan A, que cuenta con 30 medidas que serán detalladas en los próximos días, preveía además la creación de “un sistema de gestión y control de las plazas en vía pública reservadas para la carga y descarga en la ciudad de Madrid mediante una aplicación específica y un registro municipal de operadores de distribución urbana”.

Inicialmente también estaban previstas intervenciones en el espacio público para facilitar la movilidad peatonal en los barrios, creando entornos adaptados al peatón, lo que reducirá la contaminación atmosférica y acústica y la siniestralidad. “En concreto, se hará una caracterización de la red peatonal y Zonas 30”, explicaba el consistorio, que quiere reducir un 23% la contaminación en dos años.