Plan en Chamberí para evitar el 'efecto frontera' de Madrid Central | Somos Chamberí

Plan en Chamberí para evitar el ‘efecto frontera’ de Madrid Central

Eliminar las zonas azules más cercanas al distrito Centro, cortar el paso a no residentes en tres calles y subir el precio del SER, entre las propuestas elaboradas en un estudio encargado por la Junta de Chamberí

Puntos de acceso solo para residentes (puntos rojos) y posibles zonas de actuación (en azul) del plan de la Junta de Chamberí | SOMOS CHAMBERÍ

La Junta de Chamberí trabaja en la elaboración de una batería de medidas que sirvan para paliar el previsible aumento de tráfico que registrarán algunas calles del distrito a partir de la implantación de Madrid Central. Así lo confirma un documento al que ha tenido acceso este periódico, un estudio elaborado por un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid que propone varias actuaciones que ahora deberán ser evaluadas por las áreas del Ayuntamiento y la citada Junta.

Todas las acciones que contempladas en el estudio del Grupo de Investigación en Paisaje Cultural (GIPC) se centran en el área comprendida entre los bulevares y el eje formado por Fernández de los Ríos, Eloy Gonzalo y Martínez Campos (en fondo azul en la imagen superior), donde se plantean diversas estrategias que van desde reorganizar las zonas verdes y azules del SER hasta calles de acceso restringido.

La medida más llamativa es la que pide establecer tres puntos de paso solo para residentes en calles estratégicas, con el objetivo de obligar a los coches que acuden de otros puntos a cubrir “trayectos sustancialmente más largos únicamente para aparcar” -dice el estudio- y así desincentivar que acudan al centro en coche. Estos puntos estarían situados en Meléndez Valdés con Arcipreste de Hita, en Marqués de Riscal con Castellana y en Fernando el Santo, también con Castellana.

El control en estos puntos de acceso se efectuaría con cámaras, pero no implicaría la implantación de otra zona como Madrid Central, puesto que las restricciones se limitarían a un punto y la circulación por el resto del distrito sería libre, como hasta ahora.

Además, el plan propone una sustitución parcial de plazas de aparcamiento azules por verdes en la zona antes señalada. Los autores del estudio consideran que una distancia media de 500 metros andando del distrito Centro “supone un tiempo que no compensa el intento de acercarse en vehículo privado para optimizar el coste del aparcamiento”. En este caso se apuesta por “compensar con plazas azules al norte del citado eje”. La reorganización de la zona SER ya fue pedida y aprobada por todos los grupos políticos (salvo Ciudadanos) el pasado mes de marzo.

Más plazas para motos y tarifas SER

Otra de las medidas que propone el plan pasa por “el aumento en la reserva de plazas de motocicleta en banda de aparcamiento”, después de constatar un descenso durante los diez últimos años en el número de coches y “un fuerte incremento del número de motocicletas”, cuyo número ha crecido en el distrito casi un 25%. A la vez, el documento propone que se vayan eliminando plazas de aparcamiento en Chamberí a un ritmo lento cercano al 3% anual.

Otra de las acciones destinadas a evitar la afluencia de conductores en busca del aparcamiento es la de aumentar el coste de aparcar temporalmente en la zona SER, tanto en zona azul o verde en los barrios de Gaztambide, Arapiles, Trafalgar y Almagro. El aumento no afectaría a residentes y sería “aconsejable” que se extendiera a otros barrios colindantes a Madrid Central como Arguelles, Imperial, Acacias, Palos de Moguer, Atocha, Jerónimos y Recoletos.

En este mapa elaborado por Somos Chamberí se recogen todas las medidas propuestas:

Un Plan Director para moverse por Chamberí

Todas las medidas descritas en el plan tienen carácter de propuesta y se esperará a observar los primeros meses de funcionamiento de Madrid Central para llevarlas o no a cabo, en función de los datos de tráfico que se recojan hasta el mes de enero. Además, el Ayuntamiento trabaja en un estudio más ambicioso para dotar a Chamberí de un Plan Director de Espacio Público que desarrollará el mismo equipo de la UPM que ha elaborado estas propuestas y que dote al Consistorio de “coherencia a la toma de decisiones sobre el espacio público”, explica el documento al que ha tenido acceso Somos Chamberí.

El Plan Director, que se acabaría en el primer semestre de 2019 pero que se aplicaría en la próxima legislatura, recogerá una serie de recomendaciones en la línea con el Plan A de Calidad del Aire aprobado por el Ayuntamiento, que prioriza los modos de transporte sostenibles y que pone al peatón en el centro de la movilidad.

Más información: