Balance de legislatura con Esther Gómez: «A Chamberí le quedan muchas cosas que hacer en movilidad» | Somos Chamberí

Balance de legislatura con Esther Gómez: «A Chamberí le quedan muchas cosas que hacer en movilidad»

Espacio público, niños, mayores y dotaciones recién ganadas para el distrito protagonizan la entrevista a la máxima responsable en Chamberí

Esther Gómez, en la Junta de Chamberí | RAQUEL ANGULO

Nos citamos con Esther Gómez Morante, concejala de Chamberí desde hace poco más de un año, para hacer resumen de la primera legislatura de Ahora Madrid en el distrito. Un balance que es compartido con el concejal García Castaño, quien dejó un lugar que conocía bien para encargarse del área de Hacienda. La nueva concejala se adaptó rápido a su nuevo cargo y espera repetir en labores de gobierno junto a Manuela Carmena, quien la ha elegido para acompañarla en puestos de salida de la candidatura de Más Madrid, con la que se presenta a la reeleción.

SOMOS CHAMBERÍ: La movilidad ha sido el tema estrella de la legislatura en Chamberí y Madrid Central la medida estrella del actual gobierno. ¿Cuál considera que ha sido su impacto sobre la movilidad del distrito?

ESTHER GÓMEZ: Tomamos esta medida como algo necesario, dentro de un plan más amplio y ambicioso, el de Calidad del Aire. Madrid no soporta seguir teniendo los actuales niveles de contaminación y es necesario establecer medidas para reducir los focos más contaminantes, como el vehículo privado. El objetivo de Madrid Central es bajar la contaminación del aire, entendiendo que esta no se queda estancada, que no hay contaminación por distritos y que la medida va a ser un beneficio para toda la ciudad.

Frente a todos los augurios de caos y catástrofe que vaticinaba la oposición, los datos que estamos observando vienen a decir que todo eso era falso: Madrid Central está provocando que se reduzca la contaminación y no trae aparejado un aumento de la contaminación ni del tráfico del perímetro, que era una de las cosas de las que se hablaba mucho en un distrito como Chamberí, que es colindante. De hecho se ha reducido el tráfico en torno al 4% en la zona de los bulevares, y eso es un dato concreto que se está obteniendo de las mediciones, lo que corrobora que es una medida que está teniendo su efecto y confirmando que sirve para reducir la contaminación y el uso del vehículo privado.

¿Qué actuaciones prevé que va a necesitar el distrito en las zonas fronterizas? ¿Va a seguir adelante el plan para limitar ciertas entradas?

La Junta de Chamberí encargó a la Universidad Politécnica un Plan Director del Espacio Público. No era exclusivamente para ver el efecto frontera con Madrid Central, sino para muchísimo más. Nos preocupa la utilización del espacio público en el distrito, porque no es demasiado grande, tiene pocos parques, zonas estanciales y a la vez muchas terrazas y muchos vehículos. Las conclusiones de dicho plan ya se han presentado, por lo que lo estamos valorando y estudiando para ver qué calzadas se tienen que intervenir para reducir y calmar el tráfico. Estamos muy satisfechos con los resultados de ese estudio. Ahora lo que hay que hacer es plasmarlo en políticas concretas, que vendrán a corroborar lo que ya veníamos ejerciendo.

¿Se van a ejecutar otras actuaciones en materias de movilidad? ¿Qué va a suceder con los carriles bici que se aprobaron en los Presupuestos ciudadanos de 2017 en José Abascal e Islas Filipinas? 

A Chamberí le quedan todavía muchas cosas que hacer en movilidad para seguir avanzando, porque nos hemos encontrado un distrito muy colapsado y colmatado de vehículos, ya que se usa como zona de paso a otros barrios de Madrid. Tenemos que seguir haciendo más cosas para mejorar la vida de la gente que reside aquí.

Los carriles bici han sido una de las apuestas claras que ha tenido este equipo de gobierno -no solamente en este distrito- como una vía para lograr la movilidad sostenible en la ciudad, no solo para hacer deporte. Santa Engracia es uno de los carriles que se instaló y que está teniendo muy buena acogida y muy buen uso. En ese sentido hay que seguir avanzando: hay carriles bici que han salido en Presupuestos Participativos y que tendrán que ser desarrollados en las siguientes legislaturas, para que Madrid se coloque a la altura de muchas otras ciudades europeas en cuanto a movilidad y al uso de la bicicleta como una forma de trasladarse sin contaminación.

¿Qué modelo de carril bici prefiere, el segregado de Santa Engracia o el de bulevares, entre carriles de tráfico?

Bueno, con esto siempre hay mucha discusión entre los propios usuarios de bicicleta. A mí el de Santa Engracia me gusta mucho y, como además lo tengo cerca de la Junta de Chamberí, veo que funciona y que lo utilizan padres con niños para ir a la escuela a primera hora, además de gente joven y personas con traje para ir a su trabajo. Aunque yo no soy técnica y entiendo que no en distintos espacios se pueden aplicar las mismas soluciones, hay algunas que son más agradables e invitan más a usar la bicicleta.

En esta legislatura se ha actuado bastante sobre el espacio público, en parques como Enrique Herreros o José Luis Sampedro. ¿Qué queda por hacer?

Las actuaciones han sido muy necesarias. Hay muy poco espacio público en el distrito, por lo que hay que cuidarlo y sacar el máximo rendimiento posible, para mezclar distintos usos. Estamos muy contentos de la buena acogida que ha tenido la pista infantil de bicicletas en el Parque José Luis Sampedro, los niños la están disfrutando muchísimo. Ahí va a venir pronto la segunda fase, en la que vamos a terminar de remodelar el parque, la zona canina, se van a poner más bancos y mejor iluminación… va a ser una reorganización del espacio para que sea mucho más amable y pueda haber una convivencia entre personas mayores, jóvenes y niños. Joaquín María López también está a punto de abrirse.

Además, hay que seguir con otras actuaciones de pequeños espacios deportivos para poder hacer ejercicio en el distrito, porque no tenemos apenas dotaciones de este tipo, salvo el CDM Vallehermoso. En ese sentido la pista de baloncesto que vamos a hacer en Muñoz Revenga creemos que es necesaria y que va a ayudar también a mejorar la vida de la gente en Chamberí.

Esther Gómez, durante la entrevista con Somos Chamberí | RAQUEL ANGULO

Una de estas futuras actuaciones es la pista de hockey de Teniente de Alcalde Pérez Pillado, muy demandada por las familias de los colegios de la zona, pero con también varios vecinos que se oponen a ella. ¿En qué punto se encuentra?

El proyecto nació de Presupuestos Participativos, principalmente impulsado por las Ampas de la zona y a mí, a nivel personal, me sirvió para conocer la gran sintonía que tiene el distrito con la práctica de este deporte. Yo no sabía que había tanto interés por el hockey sala, pero es verdad que existe y que muchos niños de Chamberí se tienen que ir hasta la otra punta de Madrid con equipaciones superpesadas porque no tienen un espacio para jugar a ese deporte.

En la plaza de Pérez Pillado estamos intentando buscar el punto en el que puedan convivir los vecinos de la zona con esta actividad tan necesaria y demandada en el distrito. De hecho, vamos a reducir las dimensiones de la pista, que no va a ser reglamentaria sino de entrenamiento. Y también vamos a regular los horarios para permitir el descanso de los vecinos, algo que para nosotros es fundamental. Se trata de tomar una serie de medidas para intentar combinar los usos y respetar los derechos de todo el mundo.

En cuanto a los Presupuestos Participativos, todas las propuestas que implicaban actuaciones sobre terrenos o locales de Chamberí han sido eliminadas por el Ayuntamiento, pese a contar con cientos de votos. ¿No es frustrante para los vecinos que proponen y que votan en masa estas propuestas?

El proceso de los Presupuestos Participativos está ya muy asentado y vemos cómo va creciendo cada año el apoyo de la gente y la participación. Hay otras ciudades en el mundo que nos están copiando este modelo para desarrollar los suyos, lo que no quiere decir que haya cosas que se puedan seguir mejorando. Siempre se establece una primera fase de recogida de apoyos, para poder después priorizar la evaluación por parte de los servicios del Ayuntamiento, desde el punto de vista técnico y jurídico, de la viabilidad de las cosas que propone la gente. Dentro de esta fase de apoyos han llegado algunas propuestas que no podemos dar cabida. No porque no pensemos que no sean necesarias o compartirlas, sino porque tienen que ser viables. Se trata de poder generar a la gente certezas sobre lo que se puede hacer o no.

Una de las cosas que se proponía era crear un gimnasio en Galileo, y la limitación de espacio allí, en el único centro cultural que tenemos en el distrito, sumada a la gran demanda de actividades, hace inviable reservar de manera fija un espacio para la realización de esta actividad. Lamentablemente esa es la respuesta que hemos tenido que dar, no porque no la veamos interesante sino por falta de espacios. En cualquier caso, estoy segura de que hay muchas otras propuestas que sí que han salido viables y que la gente puede apoyar. Va a seguir habiendo una participación grande este año también.

¿Hay una necesidad de más espacios infantiles en el distrito? ¿Se va a repetir la zona para bebés que se instaló en Galileo en invierno?

Esa zona tuvo muy buena acogida. La lanzamos como un proyecto piloto para ver qué respuesta tenía y ha funcionado muy bien. Tuve la oportunidad de ir un día y ver cómo servía de bebeteca, pero también como escuela de madres y padres, en los que compartían espacios de encuentro y trabajo con los pequeños. Como ha sido muy valorada, estamos intentando sacar un nuevo contrato de cara a final de año para consolidar esta experiencia.

¿Cómo es posible que Ahora Madrid, que propugna un modelo de ciudad basado en el respeto al tejido social de los barrios, ha permitido que Ponzano se convierta en una sucesión de bares de copas, lo que ha supuesto, en varios tramos, el cierre de todos los comercios tradicionales? (pregunta formulada por la lectora Vera Gutiérrez)

Ponzano es una zona de ocio, principalmente nocturno. El objetivo del Ayuntamiento es impulsar la mezcla, respentando una actividad económica de ocio y restauración a la vez que el descanso vecinal. Durante la legislatura ha habido varias reuniones con la asociación de hosteleros de la calle para intentar transmitírselo. En paralelo, una de las cosas que se está haciendo es practicar mediciones acústicas, para saber si se superan los límites que marca la Ley del Ruido. En el caso de que esto sea así se pueden llegar a tomar medidas como la implantación de una Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) en Ponzano y en las zonas donde se detecte esta situación. Y seguiremos trabajando para intentar que haya respeto y convivencia entre hosteleros y vecinos. Creo que puede haber una combinación entre ambos y el Ayuntamiento tiene que generar el espacio de encuentro para que esto sea así.

¿Se ha avanzado en los acuerdos con el Canal de Isabel II? ¿Cuando estará lista la licencia urbanística para construir el nuevo parque sobre el de golf? (pregunta formulada por Mitxu)

Las conversaciones con el Canal de Isabel II es algo que inició mi antecesor, Jorge García Castaño, como muchos de los proyectos de los que hemos hablado en esta entrevista. Es muy buena la relación con el Canal y vamos a seguir intentando que sea así en el futuro, para que siga dando éxitos y resultados. La licencia de los terrenos que ocupó el campo de golf está ahora en un periodo administrativo de acopio de información, pero el compromiso es intentar acelerarla lo máximo posible y esperamos que en los próximos meses pueda ser concedida. Toda la parte que compete a la Junta de Chamberí tiene prioridad absoluta, porque sabemos que Chamberí tiene necesidad de zonas verdes y que cuanto antes se pueda disfrutar de esta instalación, mejor.

Por otra parte, estamos hablando con el Canal para la apertura de la zona del Segundo Depósito, y creo que estamos en condiciones de decir que hay un acuerdo muy cercano para la cesión de la zona arbolada en el lateral de José Abascal y abrirla para el disfrute de los vecinos y las vecinas, algo que incluiría una cesión de algún edificio para dotación pública, que necesitamos como el aire por la escasez que tenemos. Esperamos cerrarlo en las próximas semanas en beneficio de la gente.

Esther Gómez, en entrevista | RAQUEL ANGULO

En beneficio de los mayores se ha ejecutado una actuación, el de Plan contra la Soledad no Deseada ¿Qué frutos está dando?

Es otro de esos programas bonitos y que está dando un resultado interesante y necesario. No es exclusivamente para mayores, hay muchas personas que se encuentran solas sin quererlo, en situaciones complicadas. Se ha generado un espacio de encuentro entre vecinos, de comunidad, que es algo difícil en las grandes ciudades. Ha servido para acompañar a personas mayores al médico, llevarlas a espacios de lectura en el que se comparten experiencias conjuntas, grupos de debate y de actividades… está resultando muy interesante porque se están acercando personas que quieren colaborar, lo que te hace reconciliarte con el ser humano y comprobar que no somos tan egoístas ni tan individualistas. Seguimos teniendo esa concepción de grupo, de colectivo, tan necesaria para la convivencia en los barrios.

Muchos de los proyectos que ahora se están ejecutando vienen de la gestión del concejal de Chamberí hasta enero de 2018, Jorge García Castaño, o de los presupuestos participativos. De los que han partido 100% de Esther Gómez, ¿cuál destacaría?

Por los tiempos administrativos, porque se tarda mucho mover cualquier cosa en el Ayuntamiento, obtienes resultados casi al final de la legislatura. Yo llevo solo un año en Chamberí y proyectos míos hay poquitos. Sí que hemos priorizado unas cosas más que otras y hemos dado un impulso especial a los servicios sociales con las ayudas económicas y con la prestación de este servicio. Pero al final es el fruto del trabajo de mucha gente y, si Jorge no hubiera pensado y planificado todas estas cosas de las que hemos hablado, ahora hubiera sido imposible tenerlas.

¿Es Chamberí un distrito más feminista que hace unos años?

No sé si lo es, pero desde luego debe serlo y tiene que serlo. Hemos hecho muchas cosas para trabajar en ello: los puntos violetas que han aparecido en las fiestas populares, las actividades de concienciación, la campaña de Barrios por los buenos tratos, el trabajo desde la Mesa de Igualdad del Foro Local, desde el Espacio de Igualdad María Zambrano y desde las asociaciones de mujeres del distrito, que hay muchas… creo que poco a poco vamos consiguiendo que cada vez haya menos tolerancia hacia la desigualdad de la mujer y, sobre todo, hacia la violencia de género. Pero todavía nos queda mucho por hacer. Un poquito más feminista yo creo que sí es, pero queda mucho por andar y hay que seguir trabajando.

¿Le gustaría repetir como concejala-presidente de Chamberí?

Estoy al servicio de lo que diga Manuela Carmena, quien estoy segura será la próxima alcaldesa. Estaré encantada de repetir en Chamberí, en Carabanchel o de poder asumir las labores de un área. O donde se me encargue y pueda resultar útil. Porque lo más bonito de las administraciones locales es que es la institución más cercana al ciudadano. Es la que toca con los problemas de la gente, la que realmente ve cómo organizando las políticas se pueden cambiar las cosas.

Por todo eso me he sentido muy cómoda en distritos. Aunque creo que ha llegado el momento de poder combinar el distrito con responsabilidades sectoriales, que permitan tener esa visión más global y siempre tener una pata en un área y la otra en el territorio, para poder ver cómo esas políticas que vas desarrollando influyen y trabajan en el terreno.

¿Qué es lo primero que debería hacer en Chamberí el nuevo equipo municipal que salga de las urnas del 26 de mayo?

En esta legislatura se han puesto los medios para dar solución a deudas que la ciudad de Madrid tenía con este distrito. Se ha avanzado en la mejora e inversión de instalaciones deportivas, se han hecho mejoras muy importantes en los colegios públicos, se va a construir un nuevo centro de mayores para sustituir el de Blasco de Garay, que es muy chiquitito, se ha hecho una apuesta muy grande por la cultura y por sacarla a la calle en calles cerradas al tráfico como Fuencarral, se ha trabajado también la movilidad con los carriles bici, ampliaciones de acera…

Lo que queda por hacer es consolidar todo lo anterior, teniendo en cuenta la participación ciudadana, y seguir avanzando en otros temas como la apuesta por la mejora de la movilidad, desarrollando actuaciones en el espacio público como hemos hecho en la Plaza de Olavide, etc. Una de las cosas que ha llegado al final de la legislatura ha sido el convenio para disponer del solar de la calle Cea Bermúdez, que pertenecía a la Comunidad de Madrid. Podremos construir ahí una escuela infantil y una escuela de música, que es lo que se necesita para el distrito. Ese es uno de los debes que nos toca para la siguiente legislatura. Queda mucho por hacer y necesitamos más tiempo para seguir avanzando.