El 15% de los árboles de la Castellana serán talados, pero se replantarán otros 439 | Somos Chamberí

El 15% de los árboles de la Castellana serán talados, pero se replantarán otros 439

El Ayuntamiento aprueba un plan director para la conservación del arbolado del paseo, después de analizar pormenorizadamente sus 4.844 ejemplares

Un árbol revisado en el Paseo de la Castellana | SOMOS CHAMBERÍ

La Castellana es una de las principales zonas verdes de la capital. Aunque el paseo está siempre plagado de coches, los casi 5.000 árboles que la pueblan ejercen “un importante papel a nivel medioambiental, ornamental y social”. El entrecomillado es una frase literal del Plan de regeneración del arbolado de la Castellana, un documento del Ayuntamiento que establece un plan director para la mejora y conservación de esta área.

Técnicos municipales han revisado, uno a uno, los 4.844 árboles del principal eje norte-sur de Madrid y han concluido que, para evitar riesgos, es necesario talar 747 (el 15% del total) y podar otros 399. Además, es necesario hacer seguimiento de otros 141 ejemplares para valorar si es necesario actuar sobre ellos.

La propuesta de tala llega después de valorar el estado de la arboleda, con “alta densidad” en algunos tramos, “que debilita los ejemplares del interior” y provoca en muchos puntos “una gran competencia por el espacio”. Es decir, que hay demasiados árboles en poco espacio. Esta imagen es un buen ejemplo de tres árboles existentes en el hueco donde solo debería haber dos:

Ejemplo de excesiva concentración de árboles

El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento propone ir retirando ejemplares que no disponen de espacio para crecer, así como otros situados en algunos puntos que pueden resultar “potencialmente peligrosos” ante episodios de climatología adversa, como tormentas o temporales de viento.

La idea del consistorio es mejorar la variedad de especies presentes en la Castellana con un plan de replantaciones que incluye colocar 439 nuevos ejemplares de hasta 21 especies distintas. Sobre todo el arbolado, una vez eliminados los focos de conflicto, se intentará aplicar un criterio de “no intervención” para permitir el desarrollo natural de cada uno de los tipos de plantas.

Además, se actuará sobre el suelo, intentando que exista menos césped y más especies tipo arbusto que no necesiten tanta agua, para ahorrar el consumo y prever problemas de desprendimiento de raíces, como ha sucedido recientemente con algunos pinos, que cayeron al suelo por el ablandamiento del terreno provocado por la humedad.

En las zonas en las que sea posible, el pavimento desaparecerá para evitar la compactación y que sea más permeable y poroso. “En aquellas zonas donde no es posible el acceso peatonal, se propone la sustitución del pavimento por terrizo que permita recuperar la permeabilidad del agua de lluvia y aportar una mayor oxigenación a las raíces de los árboles”, explica el plan director.

Colocación inadecuada de árboles y de otros objetos, que obstaculizan el paso

El documento del departamento que dirige la ecologista Inés Sabanés incluye un apartado dedicado a los alcorques vacíos (existen actualmente 232), cuya ubicación se ha estudiado para clausurar algunos, especialmente en el caso de que se encuentren cerca de paradas de autobús, en pasos de peatones y próximos a arquetas o servicios. En el caso contrario, se valora ampliar otros que por su posición necesiten un retranqueo o directamente la reconstrucción.

El plan director ha identificado alineaciones de árboles muy próximas a edificaciones “que carecen del espacio necesario para su crecimiento o en áreas pavimentadas muy compactadas, que limitan el desarrollo de los árboles”. En estas zonas también se plantea la eliminación de ejemplares.

El plan director del arbolado de la Castellana se complementa con otra propuesta, que el Ayuntamiento de Madrid ya valora de cara a la próxima legislatura, para reducir considerablemente el número de carriles dedicados al tráfico rodado en este eje viario.

Más información: