Cuatro calles de Arapiles ampliarán aceras en puntos estratégicos | Somos Chamberí

Cuatro calles de Arapiles ampliarán aceras en puntos estratégicos

El Ayuntamiento anuncia el ensanche del espacio peatonal frente a colegios, centros de mayores e intersecciones con poca visibilidad, pero no consolidará de momento la calle Galileo

Punto de Calvo Asensio en el que se ensanchará la esquina peatonal

El plan Chamberí Zona 30, que preveía nueve tramos peatonalizados en los barrios de Gaztambide y Arapiles para reducir el tráfico en el distrito, se ha quedado por el momento en cuatro intervenciones puntuales que servirán para ensanchar aceras en algunos puntos pero que no supondrán de forma conjunta el corte del tránsito a los vehículos privados.

Las ampliaciones de acera, anunciadas este lunes durante el pleno de la Junta de Chamberí, tendrán lugar en las calles Guzmán el Bueno, Calvo Asensio, Fernando el Católico y Blasco de Garay. Allí se remodelarán y ensancharán “las esquinas por las que se producen los cruces de personas”, explicó la concejala de distrito, Esther Gómez. “Así, facilitaremos el tránsito peatonal aumentando además la seguridad y accesibilidad”, añadió.

Estas son las intervenciones previstas, según lo comunicado por el Ayuntamiento:

  • Calle Calvo Asensio – Las obras consistirán en la realización de orejetas (ensanchamiento de la esquina por donde pasan los peatones), en la confluencia con el lado de números impares de la calle Meléndez Valdés.
  • Calle Guzmán el Bueno – Se ampliará la acera entre los números 60 y 62, en el espacio que delimita con el colegio Decroly, y se creará una orejeta en la esquina, tal y como solicitaban desde el centro.
Vista de la acera contigua al colegio Delcroly, en Guzmán el Bueno

Vista de la acera contigua al colegio Delcroly, en Guzmán el Bueno

  • Calle Fernando el Católico – Ampliación de la acera y creación de orejeta en la extensión que coincide con la delimitación del colegio público Fernando el Católico también a petición del centro.
  • Calle Blasco de Garay – Actuación enfrente del centro municipal de mayores Blasco de Garay. Se construirá orejeta en la esquina con calle Meléndez Valdés además de mejorar la acera que linda con el parque, y se mejorará el sobreelevado de los dos pasos de peatones que coinciden con el ancho del parque.
Vista de la acera de Blasco de Garay que se ampliará

Vista de la acera izquierda de Blasco de Garay que se ampliará

La actuación municipal conllevará la desaparición de plazas de aparcamiento para no residentes (azules), dentro del plan para reordenar los estacionamientos llevado a cabo en el distrito, donde hace un año se aumentó la capacidad de aparcamientos en Vallehermoso, iniciativa completada recientemente con la habilitación de más plazas en el entorno de Olavide.

Las cuatro ampliaciones de acera anunciadas no tienen fecha de ejecución y se producirán de forma independiente a otras actuaciones del distrito como el reasfaltado de la calle Guzmán el Bueno, indican a Somos Chamberí fuentes municipales. El Ayuntamiento tampoco descarta efectuar más intervenciones de movilidad para el distrito en el futuro.

Un anuncio entre pitidos y protestas

El anuncio de estas cuatro ampliaciones de aceras tuvo lugar durante una comparecencia de la concejala de distrito en el pleno, convocada para explicar las políticas de movilidad del Ayuntamiento. En ella destacó también la actuación comentada de Olavide y el diseño, junto a las Ampas, de caminos seguros a los colegios públicos de Chamberí.

Esther Gómez resaltó además que se ha asegurado el tramo de Galileo en el que se eliminaron los aparcamientos -de momento este punto no consolidará sus aceras- y que los técnicos municipales han vigilado y pintado las terrazas del distrito que ocupan espacio en las aceras, que se ha incrementado. “El modelo de movilidad en el que estamos trabajando en Chamberí se basa en que nuestros barrios los habiten las personas y no los vehículos privados, un modelo más sostenible y el fomento de la red de transporte público”, señaló.

La política de movilidad municipal fue replicada de forma sonora por una veintena de vecinos pertenecientes a la asociación Chamberí Se Defiende, quienes habían acudido al pleno con pancartas y silbatos, que hicieron sonar continuamente durante la exposición de la concejala, hasta el punto de que los partidos allí presentes no pudieron escuchar el detalle de las calles que iban a ser intervenidas por el Ayuntamiento.

“Zona 30 anulación” y “Carmena nos censura” fueron algunas de las consignas de protesta lanzadas por estos vecinos, que se quejaban además de que el distrito no había admitido una batería de preguntas de varios miembros de la asociación sobre diversos temas. Fuentes de la Junta de Chamberí indicaron a este periódico que las cuestiones llegaron fuera de plazo y que se contestarán en el Pleno de octubre.

Los partidos de la oposición también fueron muy críticos con la intervención de la concejala. Ciudadanos acusó a Ahora Madrid de “ponérselo muy difícil a los ciudadanos en lo que a movilidad se refiere”. La concejala Silvia Saavedra criticó también la prohibición del patinete eléctrico en todo Madrid, los carriles bici de Santa Engracia y Bulevares, que considera “infrautilizados”, así como el “experimento de la calle Galileo”.

Además, ante la inminente llegada de Madrid Central, la edil de Ciudadanos sugirió permitir la circulación de vehículos por determinados tramos de este área restringida como la Gran Vía o la calle San Bernardo.

El PP, que apoyó la protesta de los vecinos -como Ciudadanos- aunque no sus formas, deslizó críticas hacia el modelo de movilidad del Ayuntamiento y reclamó que desistiera “de las actuaciones de Chamberí Zona 30” que, a su juicio, solo buscan “fastidiar a los vecinos”. Por su parte, el PSOE del distrito mantuvo una posición muy beligerante frente a algunas actuaciones de movilidad que su grupo apoya a nivel ciudad, como Madrid Central. Su portavoz en Chamberí, Pilar Rodríguez, explicó que “es un infierno conducir en el centro” y extendió sus críticas al aparcamiento en batería de Vallehermoso, añadiendo que las actuaciones de movilidad “no han sido avaladas por el vecindario”.