"Cada jardín en alcorque servirá de nexo entre la ciudad y sus habitantes" | Somos Chamberí

“Cada jardín en alcorque servirá de nexo entre la ciudad y sus habitantes”

Un proyecto presentado a los Presupuestos Participativos, que los vecinos pueden votar online hasta el 30 de junio, busca crear -a través de la plantación de jardines en alcorques- un Chamberí más verde y donde sus ciudadanos aprendan a cuidarlo mejor

Plantación de un jardín en alcorque en la calle Blasco de Garay | SOMOS CHAMBERÍ

En plena fase de votación de los Presupuestos Participativos 2018 en Madrid, Somos Chamberí entrevista a las personas que han ideado algunas de las propuestas que más apoyos recogieron durante la primera fase y que parten como favoritas en esta segunda y definitiva ronda, en la que pueden participar todos los vecinos del distrito.

Dentro de esta lista se encuentra el proyecto Jardines en alcorques frente a colegios y comercios, impulsado por las asociaciones Corazón Verde Chamberí, Plataforma por la Escuela Pública, Gaztapiles y por este mismo periódico. Para explicarla en profundidad reproducimos la entrevista que Rocío Aguilera, una estudiante del Máster de El País, elaboró cuando un proyecto similar -ya ejecutado con éxito- se presentó para Malasaña.

ROCÍO AGUILERA (EL PAÍS): ¿Cómo surge el proyecto de Jardines en Alcorques?

JARDINES EN ALCORQUES: La idea surge de la necesidad de verde que tiene el centro de Madrid, donde muchas de sus calles y plazas son áridas o graníticas. Esta necesidad se juntó con viajes pasados a Berlín y a Nueva York, ciudades en las que los vecinos de muchos barrios han hackeado los alcorques de sus calles y han sacado de ellos pequeños jardines en diferentes estilos. Jardines que funcionan bien y no son vandalizados. ¿Por qué no intentarlo en Madrid?

¿Cómo favorecería al distrito su implementación?

El estado actual de muchos de los alcorques de Madrid, especialmente en la zona prevista para la implantación de estos jardines-macetero, es manifiestamente mejorable: algunos están cegados y encharcados constantemente, otros se han convertido en contenedores de basura… en general están muy poco cuidados porque no se observan con cariño.

El proyecto presentado a los presupuestos busca crear también una relación de simpatía hacia estos elementos de la ciudad y empezar a recuperar el aprecio que los madrileños han perdido hacia sus calles. La desafección de la gente con su ciudad ha llegado a tal punto que a la mayoría no les importa nada o casi nada la conservación de lo que les rodea. Ven su calle como algo que le es ajeno. Está en las antípodas de lo que debería ser una ciudad y su ciudadanía.

Varios niños participan en la preparación de un jardín en alcorque | SOMOS CHAMBERÍ

¿Quiénes (asociaciones, Ayuntamiento, etc) están involucrados?

Para montar este proyecto se formó un grupo de trabajo, en el que nos juntamos varias personas interesadas en el proyecto. Además lo apoyaron una asociación de madres y padres, otra que defiende los espacios verdes y, además, la nueva asociación de comerciantes de los barrios de Gaztambide y Arapiles.

Una vez construidas las estructuras de los jardines en los alcorques, será importante implicar a vecinos y comerciantes de la zona en el cuidado de cada uno de ellos, incitándoles a que apadrinen un alcorque y se hagan corresponsables -junto con el Ayuntamiento- de su cuidado.

¿Hay algo que pueden hacer los vecinos para que este proyecto se lleve a cabo?

Los vecinos son parte importantísima del proyecto, por lo que antes hemos comentado: el jardín-alcorque servirá de nexo de unión entre la calle y los habitantes de Madrid. Los que se apunten al proyecto -si sale aprobado contaremos en Somos Chamberí cómo hacerlo- podrán participar desde el inicio en una iniciativa pionera que mejorará su distrito.

Flores en otro de los jardines en alcorques plantados en la calle Galileo | SOMOS CHAMBERÍ

Si se llega a aprobar el proyecto en los presupuestos participativos, ¿cuál es el siguiente paso? ¿cuándo se implementaría?

Desconocemos los trámites administrativos que seguirían a la aprobación del proyecto, pero entendemos que primero habría que diseñar los jardines-alcorques (han de ser elevados, contar con riego y no dañar el tronco que rodearán, ni sus raíces), luego instalarlos e implicar al tejido social para que ayuden a cuidarlos.

El proyecto está concebido como un plan piloto, copiable y hackeable, que puede ser exportado a muchas zonas de Madrid.

Más información: