Agresión brutal a una anciana sinhogar que pide en la calle Fuencarral | Somos Chamberí

Agresión brutal a una anciana sinhogar que pide en la calle Fuencarral

Denuncian que la víctima, de 85 años, fue golpeada por cuatro jóvenes mientras dormía junto a su pareja en Cardenal Cisneros

Flor, la anciana sinhogar agredida en Cardenal Cisneros | @LAGARDER81

Cualquiera que haya paseado por la calle Fuencarral, en el tramo que va de la Glorieta de Bilbao a la de Quevedo, sabe quién es Flor. La habrá visto pidiendo limosna y alimentos delante del escaparate de un banco, un día sí y otro también, en la acera de los impares. Pero este viernes no pudo hacerlo, porque se recuperaba de las heridas que supuestamente le produjeron cuatro jóvenes, mientras dormía en la calle.

Flor, una rumana de 85 años, recibió una brutal paliza en un portal de la cercana Cardenal Cisneros. Allí estaba durmiendo junto a su pareja durante la noche del miércoles al jueves, cuando cuatro personas -con botellas en la mano- comenzaron a insultarles y luego la emprendieron a golpes contra ellos. La víctima recibió varios impactos en el estómago y en la cabeza mientras su pareja intentaba escapar.

La paliza tuvo lugar sobre las 3.30 horas de la jornada en la que se conmemora el Día de las Personas Sin Hogar, pero no fue denunciada inmediatamente. El Samur asistió a la anciana a las 11.00 del jueves, aunque la mujer se negó a acudir a un hospital o a un albergue, por lo que fue curada de sus heridas in situ.

La agresión ha llegado a los medios gracias a la denuncia del activista Lagarder Danciu, que acudió al día siguiente a la agresión para hablar con Flor y llamar la atención sobre su caso. Luego publicó las imágenes de su cara golpeada y un vídeo en el que explicaba la presunta agresión:

La Policía Nacional y la Unidad de Diversidad de la Policía Municipal investigan ya los hechos a instancias del Observatorio Hatento, que ha denunciado la agresión por si fuera constitutiva de un delito de odio. Mientras, Flor pasó la noche del jueves en una habitación de hotel gracias a las gestiones de unos vecinos, que se compadecieron de la víctima. Lagarder afirma que rechaza acudir a albergues municipales -posibilidad que le fue ofrecida por el Samur- debido a malas experiencias que tuvo en ellos con anterioridad.