Adiós definitivo a Cafetería Somosierra, que se convertirá en una franquicia de comida mexicana | Somos Chamberí

Adiós definitivo a Cafetería Somosierra, que se convertirá en una franquicia de comida mexicana

Sus nuevos inquilinos reforman totalmente el interior de la histórica cafetería, que cerró en 2017 después de 77 años ofreciendo chocolate con churros a los chamberileros

Obras en la antigua cafetería Somosierra | SOMOS CHAMBERÍ

La calle Fuencarral desmantela estas semanas algunos de los últimos restos de su pasado comercial. Si hace unos días hablábamos de la transformación de los Cines Roxy en dos grandes centros comerciales, hoy toca recordar Somosierra, la histórica cafetería fundada en 1940 que está siendo desmantelada para albergar un restaurante de comida mexicana.

El local que preparaba las tartas de cumpleaños de Felipe VI bajó la persiana en mayo de 2017, pero no ha sido hasta este año cuando ha encontrado nuevos inquilinos, una franquicia que cuenta también con presencia en la calle Ponzano y que estos días se encuentran vaciando el local para albergar su nuevo uso.

La historia de Somosierra se remonta a la década de los cuarenta, cuando Emérita Torre y José María Toraño abrieron una chocolatería que, con la incorporación de su hijo Gonzalo años más tarde se convertiría en la cafetería con más solera de esta zona de Fuencarral, donde los chamberileros merendaban churros y degustaban su suculenta tarta helada con almendras.

Su cierre y posterior reforma conllevará también la desaparición de su vistosa marquesina, con vistosa letra caligráfica y adornada con un trébol de cuatro hojas.

Antigua marquesina de cafetería Somosierra, en la calle Fuencarral | SOMOS CHAMBERÍ

Con su desaparición definitiva, el único establecimiento antiguo que queda en la parte chamberilera de la calle Fuencarral es la pastelería Viena Capellanes. Algo que está llevando al cambio de su aspecto, algo que algunos viandantes denuncian, como sucedió en el caso de la Sastrería Ticiano, en el número 137, cuyas carpinterías se perdieron para siempre cuando se instaló allí un nuevo comercio.